Gotemburgo en Navidad

Comment

EUROPA Gotemburgo SUECIA

Nosotros ya conocíamos Gotemburgo porque habíamos estado a finales de verano y nos enamoró esta ciudad desde que pusimos un pie en ella. Varias personas que conocimos en este viaje, nos dijeron que la ciudad cambiaba por completo en la época navideña, por lo que nos prometimos volver en estas señaladas fechas.

Tenían razón, Gotemburgo en Navidad es otra ciudad, se transforma en un cuento navideño por el que literalmente se puede andar y pasear. Llegamos de día a la ciudad, y lo primero que sentimos es que era el lugar ideal para disfrutar de las fiestas de pascua. Nos encontramos casi todas las calles engalanadas, las tiendas decoradas y la gran mayoría de las casas adornadas (tanto sus puertas como sus ventanas).

Cuando estuvimos hacía frío, pero pensábamos que iba a ser bastante peor, las temperaturas oscilaban entre los dos grados y los siete, por lo que tampoco fue un frío extremo. Por ello pudimos disfrutar plenamente de la ciudad. Uno de los días llovió, por lo que optamos por conocer los museos más importantes de la ciudad.

Si te animáis a conocer la ciudad en Navidad te vamos a recomendar una serie de planes y actividades que puedes realizar en este periodo del año:

CAMINAR POR LA CIUDAD

Sin duda alguna, la mejor forma de descubrir la navidad en Gotemburgo es pasear por sus calles. Te recomendamos hacerlo durante todo el día, aunque para nosotros la mejor hora es al atardecer, cuando los miles de luces de la ciudad comienzan a brillar por todas las esquinas.

Una de las mejores rutas para realizar, y así disfrutar de todo su encanto, es el comprendido entre el puerto y el parque de atracciones de Liseberg.  Nadie dijo que fueses a tener calor en estas fechas en Gotemburgo, por lo que te recomendamos comer unas deliciosas castañas bien calentitas en cualquiera de los puestos que hay por la ciudad. Otra de las formas de entrar en calor es descubriendo por dentro la estación central. Es todo un ejemplo de fusión entre lo moderno y lo más tradicional.

Aquí podrás recuperar el calor perdido tomando un buen café o como dicen por estas tierras un fika acompañado de uno de los bollos que más nos gustó, los kanelbullar, un dulce rollito de canela que esta delicioso.

MERCADOS NAVIDEÑOS

Hay una gran cantidad de ellos distribuidos por toda la ciudad. Vas a encontrar cualquier cosa desde artesanía, con un claro diseño vikingo, hasta la decoración más elegante y exquisita para vuestro árbol de navidad, como bolas de cristal, ángeles decorados con purpurina o simpáticos renos realizados con ramas o incluso de mazapán.

 

Estos mercados los hay por sus calles y plazas o dentro de grandes centros comerciales como el de Nordstan para los que nos les guste pasar frío. Nosotros disfrutamos mucho con los puestos en la calle mirando todo lo que había en nuestro alrededor.

Si quieres beber o comer algo típico de la ciudad, lo mejor es visitar su mercado central. Aquí descubrirás muchos puestos que venden desde bebidas calientes a carnes de cualquier tipo.

Si te gusta ir de tiendas, lo mejor es pasear por el barrio de Haga. Aquí encontrarás una gran cantidad de tiendas que venden prácticamente de todo. Aunque no tengas intención de comprar nada, siempre habrá algo que te guste y acabarás picando. Mención aparte son sus escaparates, a cada cual es más original y bonito para atraer la mirada de todas las personas que pasean por este singular barrio.

Si eres de buen comer como nosotros, en Gotemburgo podrás encontrar comida y bebida realmente deliciosa. Ante todo, tienes que tener en cuenta que Gotemburgo es una ciudad portuaria y cuenta con un pescado excelente, además, de un marisco exquisito a unos precios bastante razonables para ser un país nórdico. Pero no pienses que solo hay moluscos en esta ciudad, las carnes de reno o venado son también una especialidad y las podrás probar desde frescas hasta ahumadas o incluso en paté.

Como buen país nórdico, uno de sus platos estrella es el salmón, además de sus arenques cocinados de mil maneras. No nos imaginábamos la calidad de su gastronomía y nos sorprendió muchísimo. Tal es su importancia, que nos contaron que la ciudad cuenta con cinco restaurantes en la guía Michelín. Anímate y prueba todo lo que se os ponga por delante en esta ciudad. Todo está riquísimo.

MIRADORES

Siempre que vamos a conocer una ciudad nos gusta buscar sus miradores. Es una forma ideal para tener una visión en conjunto de la ciudad y descubrir desde otro punto de vista cómo es.

Estuvimos en el edificio Läppstifet, una curiosa construcción que cuando se ve con cierta distancia tiene aspecto de pintalabios con un rojo bastante llamativo. Subimos hasta la parte más alta, que se eleva hasta casi noventa metros desde el suelo, en el piso 22. En este lugar tendrás una vista de 360 grados de prácticamente toda la ciudad. Desde aquí se puede ver el centro de la ciudad, los nuevos barrios, pero sobre todo su puerto.

El puerto de Lilla Bommens es gigante, y desde aquí te darás cuenta de por qué es el puerto más importante del país. Es un lugar ideal para hacer fotos, ya que, en los grandes ventanales, hay unas ventanas más pequeñas por donde puedes sacar la cámara o el móvil y que no te salgan esos molestos “brillos”. No tiene un horario muy amplio: está abierto desde las 11 de la mañana hasta las cuatro de la tarde. Nosotros queríamos haber disfrutado de las vistas de la ciudad de noche, pero nos resultó imposible.

Otro de los lugares que debes visitar para descubrir la ciudad es el restaurante que hay en uno de los edificios más altos de la ciudad. Desempeña también las funciones de mirador y es conocido como Heaven 23. Se encuentra dentro de las torres Gothia y es uno de los mejores lugares si quieres descubrir la ciudad mientras almuerzas o simplemente os disfrutas de alguna copa.

Otro de los miradores es el que se encuentra en lo alto de la colina Risasberget o Skansberget en el bellísimo barrio de Haga. Si llegas a este mirador tienes que tener en cuenta que hay que subir una escalera que parece interminable, pero compensa por lo que vas a encontrarte al final de todo este empinado tramo.

En la cúspide de este promontorio se encuentra uno de los símbolos de la ciudad: el Skansen Kronan, una torre defensiva mandada construir por el Rey Carlos XI para evitar que la ciudad fuera conquistada.

Es una construcción bastante imponente, con unos muros extremadamente gruesos. Destacar sobre todo el edificio de la corona dorada realizada en madera que se sitúa en lo más alto. Tanta es la importancia que se le da a esta corona que se ha convertido en uno de los objetos que más se regalan en el país.

Las vistas desde este punto son espectaculares y observarás que la ciudad vive casi perfectamente integrada por la naturaleza que prácticamente la rodea.

PARQUE DE ATRACIONES DE LISEBERG

Y sin lugar a dudas, el mejor lugar para disfrutar al cien por cien de las navidades es el parque de atracciones de Liseberg. Es un lugar ideal para ir en familia, y si es con niños pequeños mucho mejor. Nada más entrar por sus puertas, se tiene la sensación de estar dentro de un cuento de hadas. La decoración con osos polares, renos y muchos San Nicolás, hacen que los niños disfruten al máximo.

En este parque de atracciones tienes infinidad de cosas por hacer. Sube a sus atracciones, es toda una experiencia ya que se puede elegir entre las más relajadas o las que hacen que la adrenalina fluya a borbotones por vuestro interior. Hay una gran variedad de restaurantes para comer, almorzar o incluso para cenar. Todos ellos están decorados con motivos navideños, por lo que la cena se convertirá en algo único.

Las atracciones van desde diferentes montañas rusas, tiovivos o una noria gigante desde la cual las vistas te dejarán Gotemburgo a tus pies. Es el parque de atracciones más grande de todo Suecia y para estar en consonancia con estas dimensiones, se decora y se adorna con más de cinco millones de bombillas de todos los colores repartidas por todo el parque.

En esta época, el parque de Liseberg cuenta en su interior con el mercado navideño más pintoresco de Suecia. En estos puestos encontrarás desde embutido realizado con reno, hasta adornos navideños de los más originales y exclusivos que jamás hayamos visto nunca.

Os aseguramos que si tienes pensado conocer una ciudad que esté totalmente sumergida en la Navidad, esa es Gotemburgo. Te animamos a que vayas a conocerla. Nosotros repetiremos seguro.

Escrito por KrrteAndo

Opt In Image
Si te gustó este artículo,
suscríbete para no perderte nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro boletín y conoce nuestras novedades, ofertas...