Los peores alojamientos para pasar una noche (Parte 2)

4 Replies

Bloggers Varios

Como vi que la primera parte de los peores alojamientos, según nos cuentan los compañeros bloggers, tuvo bastante aceptación; hoy te traigo la segunda parte con historias que no tienen nada que envidiar a las anteriores.

Monument Valley (Estados Unidos).- Esto no es lo que pareze

Después de un día intenso e impactante en Monument Valley y de hacer un montón de kilómetros, llegamos a Paige, cansados y con mucha hambre. Más que hambre, ganas de comer en una mesa algo consistente y en una mesa agradable. Fue un día de vida prácticamente en el coche para conocer ese paraíso terrenal.

Cuando llegamos a Paige, nos tocó esperar más de media hora en recepción para hacer el check in y dejar nuestras cosas en la habitación que era la más cercana a la carretera y al lado de un enorme luminoso (era un motel). El mal olor de la habitación era indecente, como a cañerías y los muebles podrían haber sido tallados por el propio San José. Sin reparar en más historias, salimos pitando al restaurante más cercano para cenar pero nos dijeron que estaba cerrado. Nos recorrimos todo el pueblo (que estaba desangelado y lleno de iglesias del Cristo de los Últimos Días) y no conseguimos cenar en ninguno.

Acabamos comprando un triste sándwich en la gasolinera y comiéndolo en el coche porque el olor de la habitación era insoportable.

Regresamos a la habitación y nos metimos directos a la cama, rezando para que no hubiera chinches. Estaba limpia, ¡pero pasaba corriente!. Tanto, que al apagar la luz se podían ver chispitas saliendo de las sábanas! Al final se quedó todo en una anécdota para recordar, porque conseguimos descansar. Pero el dolor de haber pagado unos 70 euros (lo más barato que había) por ese antro, todavía me punza el riñón.

Penang (Malasia).- Viajes por el mundo

Tras el bestial fin de año en la Isla de Sentosa (Singapur) llegué a Penang (Malasia). El sueño aún tenía poseído mi cuerpo y cada 2×3 mis ojos no son capaces de permanecer abiertos. El trayecto desde el aeropuerto hasta Ferringhi Beach duró poco, o eso me pareció. Ya tenía ganas de llegar al hostel y poder disfrutar de la playa y descansar, necesitaba unos días de relax tras la matanza que me pegué caminando por Singapur.

Desde que llegué al Hostel, el trato nunca fue muy cordial, un trato más bien seco y rancio me hacía presuponer que no era el dueño quien me atendía. En efecto, al preguntar por el me dijeron que no estaba. Realizo el checking de la cama, todo normal, y una vez que llego a la habitación esta se encontraba sucia, llena de arena, con miles de hormigas y bichos. Pensé que alguien pasaría a limpiarla por lo que no me preocupo demasiado. Al cabo de algunas horas pregunto si se va a limpiar y me comentan que no, que las habitaciones sólo se limpian una vez por semana… WTF??? Dame unas sábanas al menos y las cambio, las que están puestas podrían servir para quemarlas directamente, pero las que me dan están iguales o peor.

Lo siguiente que hago, tras discutir con el chico es que el trato es una vergüenza, que no se puede tener las habitaciones así de sucias y que me largo. Me comenta que le tengo que pagar el alojamiento. Sin escuchar más sigo mi camino en busca de un ordenador para buscar una cama libre, recuerdo que cuando busqué me fue difícil encontrar alojamiento, estaba todo lleno y en efecto, lo único que había era un Holiday Inn muy céntrico pero muy caro, aunque el descanso de los 3 días que me quedaban no tenían precio. Por cierto, no os preocupéis, el Boomerang Lodge de Ferrighi Beach ya no existe.

asi-me-encontre-la-habitacion

París (Francia).- Viajeros al Blog

A pesar de haber tenido peores experiencias de la aquí reseñada en aspectos en concreto, el global de los aspectos a valorar en cualquier alojamiento, que sea fuera de España, y del cual tenga realizada una review… me lleva al Hipotel Bordeaux Menilmontant en París, con una puntuación de 2,2, y siendo uno de los peores lugares en relación calidad/precio en los que he estado en mi vida.

Muy lejos y alejado del centro, en un barrio algo degradado, con una sensación de inseguridad importante, y rodeado de morralla y gentuza de todo tipo y color a nuestro alrededor (yonquis y traficantes incluidos)… Personal surrealista, con dos “encargados” (uno que no te hace ni puto caso y no te mira a la cara, y otro un “yonqui ex convicto” con pintas extrañísimas), mientras que el personal de limpieza parecen salidos de una película de terror (o gore), siendo todas mujeres musulmanas que te miran de forma despectiva y con una mezcla de odio/asco a las que no sabes cómo reaccionar (¿?)… Huele mal, sucio, lleno de mierda por todos lados (incluyendo bichitos varios) y completamente destrozado como si estuvieras en una zona de guerra… 1 ducha (sin agua caliente) para 48 habitaciones… Habitación sucia, con pintura desconchada, repisas arrancadas de cuajo de la pared, ropa de cama manchada… Durante todo el día (y noche), aparte de cruzarte con lo mejor de lo mejor, se escuchan gritos, voces, llantos (¿?)…

Una experiencia chunga y nada recomendable, que no recomiendo ni a mis enemigos alojarse aquí, las fotos engañan… Y esto es un “hotel”.

viajeros-al-blog-paris-hotel

 

Madrid (España).- Touristear

Nunca se me olvidará mi alojamiento en mi primera visita a Madrid. En aquel tiempo vivía en Málaga y un grupo de música argentino tocaba en Madrid. Una amiga y yo compramos las entradas para ir al concierto. A la hora de buscar alojamiento (en el 2003 no era tan fácil como ahora) estuvimos preguntando por un sitio barato para pasar una noche después del concierto y terminamos en un sitio barato y horroroso, pero bien ubicado. Estaba en la plaza de Vázquez de Mella, en Chueca.

Era una pensión, se veía que vivía gente allí, así que pensamos que no podría estar tan mal. Fueron 20 euros por una habitación doble, donde daba casi miedo tumbarte en la cama, pero creo que lo peor era el baño, compartido por supuesto, donde para que te saliera agua caliente tenías que poner monedas de 20 céntimos cada pocos minutos y la mugre que había en el suelo era muy desagradable. Menos mal que llegamos tarde y nos fuimos temprano, porque ese sitio era horrible!

 

Parque Nacional de Bwini (Uganda).- Diario de a Bordo

Durante el viaje a Uganda fuimos al Parque Nacional de Bwindi para ver los gorilas. De camino hacia allí pasamos una noche en Butogota, un pequeño pueblo africano que consistía en una serie de casas apiladas junto a una carretera sin asfaltar con un único motel: el Green Tree. Las habitaciones del hotel estaban dispuestas alrededor de un patio abierto y, además de la cama y mesillas de noche, contaban con un baño pequeño y una ducha sin agua caliente, pero aun así era correcto para los estándares del lugar.

En este motel suele pasar la noche la gente que toma el bus hacia Kampala, ya que inicia su trayecto allí a las 4 de la madrugada y por la noche el ambiente que se respiraba no era bueno. Había mucho barullo y gente entrando y saliendo sospechosamente de algunas habitaciones. Y como éramos los únicos “muzungus” en muchos kilómetros a la redonda, llamábamos la atención quizás más de lo adecuado.

Si decimos que esa fue nuestra peor experiencia es porque, mientras intentábamos dormir, alguien quiso dejarnos encerrados en la habitación por fuera. Supongo que el entorno hizo que nuestra paranoia se disparara y que nos pasaran por la cabeza todo tipo de atrocidades. Así que no pegamos ojo en toda la noche. Como estábamos en medio de la nada, tampoco podíamos hacer mucho, así que nos atrincheramos en la habitación y en cuanto salieron los primeros rayos de sol salimos de allí pitando. Al recordarlo ahora le quitamos mucho hierro al asunto porque seguramente fue alguien que se aburría y se puso a jugar con la balda de nuestra puerta, pero en algunos momentos en los que estás en un lugar extraño, tu mente te puede jugar malas pasadas y hacerte pasar miedo.

diario-de-abordo-hotel-uganda

Espero que no se hayan quitado las ganas de visitar algunos de los destinos aquí descritos. Eso sí, como puedes comprobar a través de nuestros compañeros, elige otro hotel u hostal jeje. Y ahora, ¿por qué no nos cuentas tu experiencia en algún hotel que no te gustase?

Ya estamos en elaboración de la tercera parte!

Escrito por KrrteAndo

Opt In Image
Si te gustó este artículo,
suscríbete para no perderte nada

4 comments

  1. Manuel

    Podéis añadir para la tercera parte el Hotel Polus, en Budapest, si es que se le puede llamar hotel a semejante antro jeje.

    1. KrrteAndo Post author

      Hola Luís! La verdad que lo tuyo fue un desastre total jeje. Pero bueno un capricho a mitad de viaje siempre está bien 🙂 Ha sido un placer! Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro boletín y conoce nuestras novedades, ofertas...