Los peores alojamientos para pasar una noche (Parte 1)

Comment

Bloggers Varios

Después de un intenso día viajero, recorriendo los rincones que te apetece ver desde hace bastante tiempo que llevas organizando el viaje. Después de ese largo día, tienes ganas de llevar al hotel, albergue, hostal, apartamento… descansar, darte una buena ducha y cargar pilas para el día siguiente. ¿Eso es lo que piensas verdad? Pues te equivocas, llegas al hotel y es el cuarto de los horrores.

Es por ello que he juntado a varios bloggers para que te cuenten los peores alojamientos para pasar una noche en los que han estado y que podamos tomar nota para no ir jamás. Os dejo con ellos.

Estambul (Turquía) Julián Rey.- Mis Rutas por el Mundo

Mi experiencia se remonta al año 2012, cuando viajé a Turquía para hacer un voluntariado en la zona este del país. Tras 14 horas de autobús, en Estambul, debía encontrarme con miembros de la policía local que organizaban la acogida de voluntarios y en teoría me llevarían a un hostal de la zona. Sin embargo, al llegar me encontré con que todos los alojamientos estaban ocupados… Los miembros de la organización se habían olvidado de reservar nada, y como alternativa me propusieron pasar las siguientes noches en la propia comisaría, que finalmente resultó ser una cárcel turca en toda regla, en la que mi cuarto sería una celda con barrotes incluidos.

Guanajuato (México) Patricia Cuni.- MadAboutTravel

Llegamos a medianoche a Guanajuato y ya que mi primo no quería reservar nada, tuvimos que ponernos a buscar alojamiento a esas horas. Total, que conocimos a un chico que nos contó que él trabajaba en un hostel en el centro y que nos haría un buen precio. Aceptamos y al llegar a la habitación fue el horror. No he estado en un dormitorio comunal más sucio en la vida. Había moho verde en TODAS las paredes de la ducha (si es que a eso se le podía llamar ducha), el suelo estaba lleno de “cosas” que no supimos identificar y las camas olían a humedad y moho. Para colmo, hacía un frío terrible así que vencí como pude al asco, me metí en la litera de arriba con la ropa puesta, me tapé con mi toalla y con la manta mohosa e intenté dormir… Fue imposible. A las 6 de la mañana estaba en pie, muerta de frío, con dolor de huesos y con un asco terrible. Nos quejamos en recepción y nos fuimos sin desayunar. Una hora más tarde habíamos encontrado un apartamento impecable por muy poca diferencia de precio… Ahí aprendí que, realmente, a menudo lo barato sale muy caro.

París (Francia) Paloma.- Un Blog de Palo

No he tenido experiencias terribles en los hoteles en los que he estado, pero una de las peores (o dos) fue en el Hotel Richard de París. Llamarlo hotel se me antoja pretencioso, esto lo descubrí nada más llegar, no había nada parecido a la recepción, me dieron una llave y me indicaron la habitación. Tampoco disponían de ascensor, o sea que había que subir por las chirriantes escaleras hasta el piso que te tocase con las maletas a cuestas. Había reservado una habitación individual con baño compartido, lo que no imaginaba es que era compartido con toda la planta, ¡sólo había un baño y ducha por planta! El baño no estaba limpio, la ducha era vieja, el agua se salía por los lados y solo había una cortina de plástico mohosa. La habitación, sin embargo, no me dio la sensación de tanta suciedad. Estuve dos noches allí, después me marché a Tours mi destino final para el mes con una infección de orina y directa al centro médico.

Para más inri a final del mes vino a visitarme mi mejor amiga y pasamos el fin de semana en París ¿dónde nos quedamos? En el Hotel Richard por supuesto, es lo que tiene ser becaria en la universidad. Esta vez habíamos reservado una habitación doble y, por supuesto, con el baño compartido con todos los demás viajeros. La cosa fue peor, la habitación estaba sucia, las mantas eran viejas y no quisimos ni tocarlas, dormimos solo con las sábanas y nuestras toallas. En la ducha tuvimos un pequeño problemilla: la atascamos, empezó a salir agua y agua, se comenzó a inundar y tuvimos que salir corriendo a terminar de ducharnos en otra planta. Fue un auténtico desastre y lo sentimos por el agua que bajaba por la escalera… pero ¿qué culpa teníamos nosotras que se atascase el desagüe?.

Budapest (Hungría) Rubén Fernández.- Lugares que visitar

Te cuento la anécdota del Hotel Benczur en Budapest. Habíamos reservado a través de internet un hotel muy barato con muy buena pinta. Al llegar al hotel, las habitaciones parecían de los años 50, las cortinas estaban rotas, los grifos goteaban, los enchufes estaban rotos, las paredes sucias y olía mal. No tenía nada que ver con las fotos. Luego vimos que sí que había habitaciones como las de las fotos pero era una parte reformada del hotel.

Reclamamos pero dio igual, nos dijeron que era lo que había. Los recepcionistas eran muy bordes, por cierto.

Salon-de-Provence (Francia) Marina.- Dreaming Holidays

Volviendo de nuestro enésimo viaje a Italia, en coche, y tras conducir más de 8 horas, llegamos a Salon-de-Provence para realizar una parada nocturna y continuar nuestro viaje hacia España al día siguiente. Habíamos reservado un hotel pero cuando llegamos allí… ay mi madre. Para empezar nos recibe una pareja de lo más singular en recepción: Uno bajito y rechoncho, el otro alto y delgado, como si Mortadelo y Filemón hubieran cobrado vida. No hablaban ni inglés, ni español, ni italiano. Solo francés… y además es que se veía que no les daba la gana hacerse entender. Lo peor llega cuando ven que viajamos con el perro… nos dicen que aún tenemos que esperar porque la habitación no está preparada. Tras unos minutos vuelven y nos comunican que la habitación está lista y que ya podemos subir. Y cuando entramos… vemos que han cubierto todo el suelo de moqueta con… sábanas. Si, sábanas, no sé quién estaba flipando más si nosotros o el perro, que el pobre fue a sentarse a la única esquina que no estaba cubierta… A la mañana siguiente la situación no mejoró mucho. Todo a oscuras, bajamos a desayunar y estábamos solos, ni la compañía de la TV o la radio… daba un poco de yuyu. Así que Francia querida, lo siento pero lo nuestro no puede ser…

Hasta aquí la primera parte de las historias para no dormir de estos grandes compañeros bloggers. Pero tranquilo, si quieres más, te traeré esa segunda parte que sé que quieres leer ya.

Mientras tanto, cuéntame qué mala experiencia has tenido en hoteles, albergues, hostales… Todo vale.

Escrito por KrrteAndo

Opt In Image
Si te gustó este artículo,
suscríbete para no perderte nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro boletín y conoce nuestras novedades, ofertas...