Skellefteå : Las puertas de la Laponia sueca (Segunda Parte)

Comment

EUROPA Skelleftea SUECIA

En este post continuamos con nuestras andadas por nuestro paso por Skellefteå (Suecia). Por si te perdiste la primera parte te la dejamos aquí y a los que ya la leyeron: pues que de paso la segunda parte.

Siempre hay que mirar el vaso medio lleno y como estábamos en invierno en la  Laponia Sueca, aprovechamos al máximo todas las posibilidades que este país nos brindó.

Aunque en invierno anochece bastante pronto, no amanece muy tarde; por lo que tenemos muchas horas de sol para hacer miles de cosas. Hay actividades de todos los tipos y para todos los gustos. Solo hay que tener en cuenta el estado físico de cada uno, y sobre todo tener muy claro las ganas que tiene uno de probar y sentir nuevas y excitantes experiencias.

Probamos muchas cosas y os vamos a contar las que más nos gustaron y espero que probéis.

Una de las actividades que más nos gustó, fue un recorrido que hicimos con raquetas de nieve. Era nuestra primera vez y pensábamos que íbamos a ir por lo llano de una ladera o un camino plano, plano… pero no fue así. Comenzamos una ascensión a lo más alto de una de las montañas que rodean la ciudad de Skellefteå.

La subida no fue dura, pero no es lo mismo caminar sin nada, que ir con unas raquetas en los pies. Se nota y mucho, os lo aseguramos. Teníamos clarísimo que un piñazo nos íbamos a dar, pero milagrosamente no llegó a suceder a pesar de que caminamos por encima de piedras afiladas, grandes agujeros y un pequeño barranco hasta la cumbre.

El ascenso se empezó a hacer bastante incomodo por una razón bastante tonta: Llevábamos demasiada ropa encima y comenzamos a sudar. Peter, nuestro monitor, llevaba una camiseta térmica y una chaquetita de plumas que no abultaba más de un centímetro. Pero claro, nosotros íbamos como si fuéramos a pernoctar toda una noche en plena tundra siberiana. Al llegar a la cumbre estábamos chorreando por lo que nos tuvimos que quitar bastantes capas de ropa. Sin embargo, Peter, el monitor, no sudaba en absoluto y creemos que él directamente duerme encima de la nieve. Sin dudar era un crack y todo un profesional de este tipo de deportes.

Las vistas de Skellefteå desde este punto son increíbles. Sus pequeñas casas, su lago congelado y sus árboles cubiertos de nieve fueron una visión totalmente inolvidable. Mientras disfrutábamos de esta espectacular imagen, nuestro monitor en un minuto hizo milagrosamente fuego en el suelo helado de la montaña. Nos invitó a un fuerte café y a algo parecido a una cecina española, que suponemos que sería reno y de postre unas deliciosas galletitas.

 

Una experiencia única e inolvidable. Nos dispusimos a bajar y la ropa que nos habíamos quitado se había congelado. El sudor del gorro parecía hielo picado directo para hacer un mojito. Comenzamos el descenso y hay que reconocer que bajar es mucho mejor que subir. La verdad que Peter es un guía fantástico y te dejamos su empresa por si te animas.

Unas de las actividades que más ganas teníamos de realizar era pasear en trineo por la nieve tirado por perros. Simplemente fue increíble. La sensación de atravesar un monte totalmente nevado tirado por ocho perros Husky fue totalmente increíble. Os recomendamos que os abriguéis muy bien la cara con un verdugo o algo así. La nariz por poco se nos congela y si tenéis gafas para la nieve o gafas trasparentes mejor que mejor porque el viento y la nieve que os golpea no es de lo más agradable.

Nos gustó muchísimo ir en trineo pero lo mejor sin duda para nosotros fue poder jugar con los perros donde ellos vivían. Son preciosos y parecen peluches vivos. Nosotros tenemos dos perros pero os aseguramos que nos hubiéramos llevado alguno para casa. Son muy cariñosos y juguetones y con esos preciosos ojos nos enamoraron de inmediato.  Además, todo el equipo que trabaja con ellos son fantásticos. Os dejamos el link por si vais por la zona.

En la época que estuvimos nosotros en Skelefteå, celebraban uno de los eventos más concurridos de la ciudad “The Winter Swing”. Es toda una declaración de amor al frío y a la oscuridad del largo invierno que se vive en la Laponia Sueca.

Este evento se celebra en el propio río de la ciudad también conocido como Skellefteå. En el mismo se realiza un gran agujero en el hielo del tamaño de una piscina y es donde se realiza una competición internacional de lo más divertida y atrevida. Viene gente de todas las partes del mundo para hacer diferentes competiciones de 50 metros, 100 metros… Los que tú eliges, dentro de las categorías.

Toda la ciudad se vuelca para animar a los concursantes y es muy curioso porque cuando aplauden para dar ánimos no suenan tan sonoros y divertidos como en España. Debido a los guantes que todo el mundo lleva el sonido de los aplausos suena como si los pingüinos aplaudieran para animar a valientes nadadores.

En un principio no queríamos meternos en el río. Una cosa lógica cuando ves que la temperatura en el exterior roza los menos 15 grados centígrados y el agua nos comentan que estaba a -0.4Cº. Mucha gente participaba en la competición, otra nos contaban sus experiencias de otros años y todo destacaban lo positivo y el buen recuerdo que tienen. Entre ellos Jorge Traver, un español aventurero y viajero incansable que competía ese día. Y realmente fue él quien nos dio el último empujón para entrar a la piscina y realizar el bautismo en hielo. Además de los puntos positivos que Saleta (Oficina de Turismo local) nos iba contando. Finalmente, después de darle muchas vueltas a la cabeza y bastantes dudas al final nos animamos.

Hay que reconocer que es una experiencia única que jamás olvidaremos. Tuvimos que cambiarnos de ropa y ponernos el bañador en el mismo Ayuntamiento, que está a poca distancia del río. Desde allí salimos a paso rápido porque el vientecillo de invierno era bastante “cortante”. Al llegar al borde del agujero, que han hecho al río, un amable señor te da consejos sobre cómo meterte y cómo comportarte una vez dentro del agua. Hay que reconocer que desconectas un poco, ya que estas en bañador a menos 20 grados y sientes como la planta de tus pies se llena de hielo y lo único que quieres es meterte dentro del río y que pase todo.

No hay nada peor para estas cosas que pensarlo y el hombre, muy majo y muy simpático no paraba de hablar. Por fin nos indicó que al agua patos, y allí fuimos sin pensarlo un segundo. Lo que sentimos dentro del agua es indescriptible, lo que sí que hacemos es animar a todo el mundo que tenga algo de curiosidad por hacerlo y que no lo dude. En todo momento estáis acompañados de personal cualificado, médico y demás técnicos que velan por tu seguridad.

Después de nuestro bautizo de hielo en tierras suecas, disfrutamos dentro de una bañera al aire libre de agua caliente. Sin duda fue una de las mejores y más agradables sensaciones que ha sentido nuestro cuerpo jamás, y como guinda del pastel, estuvimos un buen rato en la sauna sueca.

Nos quedaron muchas cosas por hacer como por ejemplo ver auroras boreales, patinar sobre hielo o comer reno. Pero siempre hay cosas que hay que dejar de hacer para poder regresar en el futuro.

Además también queremos conocer Skellefteå en verano y la nieve haya desaparecido. Nos imaginábamos todo lo que hay debajo de la nieve y debe ser impresionante. Grandes praderas, montañas, pequeños lagos y extensos ríos donde poder disfrutar de toda esta naturaleza casi salvaje.

Estamos deseando volver en invierno para volver a disfrutar de los perros, adentrarnos en lo más profundo del nevado bosque caminando sobre raquetas, pero ante todo queremos volver a probar la sensación de que la sangre se te hiela por un momento y la adrenalina sube hasta cotas inimaginables solo por tener un contacto íntimo con la gélida agua.

Sin más dar las gracias de nuevo a todo el equipo de Visit Skellefteå y Visit Sweden España por haber contado con nosotros para conocer este festival de Invierno y a todas las empresas que estuvieron con nosotros dándonos apoyo en este viaje.

Por cierto, ¿Conoces algún rincón de Suecia? Esperamos tu comentario!

Escrito por KrrteAndo

Opt In Image
Si te gustó este artículo,
suscríbete para no perderte nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro boletín y conoce nuestras novedades, ofertas...