Paseo del Filósofo (Tercera Parte)

Comment

JAPÓN KYOTO

Hoy te acercamos la tercera entrega del Paseo del Filósofo. Tras la primera y segunda parte, no podía faltar este colofón final. Esperamos que te guste.

Después de reponer fuerzas en un coqueto restaurante, decorado de madera, y tomarnos un té para entrar en calor, continuamos con el Paseo del Filósofo. Su longitud es de casi dos kilómetros que se recorren en algo más de media hora, pero claro, las visitas a los templos y santuarios alargan bastante este recorrido. El canal acuático que no debemos perder en nuestro recorrido se realizó en la época Meiji entre los años 1868 y 1912.

Uno de los santuarios que vimos fue el de Anrakuji. Una especie de tótem da la bienvenida. No nos digáis qué estaba escrito en él porque no tenemos ni idea.

filosofo-parte-3-1

Es un pequeño templo rodeado de estatuas de diferentes animales.

filosofo-parte-3-2

Aquí practicamos los rezos, como tantas veces habíamos visto hacer a bastantes  japoneses. Haciendo sonar el enorme cascabel agitando una cuerda de colores, tocando las palmas dos veces y juntando las manos para rezar. Una duda que nos corroe es porqué el cascabel suena tan mal, cada vez que lo tocábamos salía un sonido de lo más desagradable. La próxima vez que vayamos a Japón lo preguntaremos, aquí las cosas siempre son por algo y no suelen dejar nada a la improvisación.

filosofo-parte-3-3

Ya que era un santuario que prácticamente estaba vacío, hicimos todo lo que habíamos visto hacer a los japoneses. Esta vez escribimos nuestros deseos y los atamos para que se cumplieran.

filosofo-parte-3-4

Pero antes de todo esto nos lavamos las manos y bebimos agua para limpiar nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

filosofo-parte-3-5

Nada más salir, a la izquierda, descubrimos un camino que subía a lo alto de la montaña. Decidimos subir y nos encontramos varios altares de pequeñas dimensiones por toda la ladera de la montaña.

filosofo-parte-3-6

Continuamos caminando hacia el último templo de la ruta que teníamos marcado: el Templo Nanzen-ji. Allí descubrimos de primera mano que en Japón la escasez de metros cuadrados es un caso bastante grave. Es eso o que no midieron bien el coche cuando lo compraron.

filosofo-parte-3-7

Continuamos bajando la calle y vimos un Torii inmenso que no pegaba nada con su alrededor. Es un pequeño barrio de edificios modernos y casitas bajas.

Los alrededores del Templo Nanzen-ji están compuestos de un enorme bosque de pinos y diversos árboles de gran tamaño. Todo este entorno proporciona una gran tranquilidad a todo el conjunto.

filosofo-parte-3-9

Este complejo es de los más grandes de Kyoto y hay que ir bastante preparado y concienciado para caminar y subir grandes escaleras.

filosofo-parte-3-10

Una de las cosas que más nos sorprendió fue la puerta Sanmon. Las dimensiones son colosales: 22 metros de altura y 50 de anchura. Estas medidas son increíbles si tenemos en cuenta que se construyó en 1626 para consolar a las almas de los muertos en el asedio del castillo de Osaka. También sirvió para escondite de un famoso héroe que vivía fuera de la ley, una especie de Robin Hood japonés. Se puede subir a la parte de arriba para ver toda la ciudad, previo pago de 500 yenes. Ya habíamos visto bastantes panorámicas y optamos por no subir. Las vistas en los otros templos son mejores.

filosofo-parte-3-11

Una de las cosas más originales que vinos en este templo fue un acueducto, de aspecto romano, que nos resultó bastante curioso. A modo de anotación, fue realizado en la época Meiji. Por supuesto sirve para traer agua a la ciudad desde un lago cercano, actualmente sigue  en uso.

filosofo-parte-3-12

El Templo Nanzenji es el último templo del Paseo del Filósofo. Podemos ver todo el recinto de forma gratuita, pero la entrada al interior de algunos edificios es de pago.

Es uno de los templos budistas más importantes del país debido a sus dimensiones y a su afluencia de público.

filosofo-parte-3-13

En este complejo podremos ver diferentes esculturas de Buda, frescos, paneles con caligrafías japonesas y representaciones de tigres, bosques y estructuras no muy del estilo japonés.

Una de las cosas que podemos visitar si pagamos 400 yenes es su jardín zen o jardín seco. Es conocido como “el salto del tigre” porque hay tres piedras que representan tres tigres. Nosotros por mucho que nos fijábamos no los veíamos por ningún lado. Las otras tres piedras más pequeñas serían sus cachorrillos y todos están rodeados de agua. La grava blanca sería la representación del agua…

filosofo-parte-3-14

El Paseo del Filósofo está en el distrito de Higashiyama. Podemos  utilizar varios autobuses desde el templo de Eikando al centro de la ciudad de Kioto. Se puede ir en metro y su estación sería Keage, a unos cinco diez minutos. Se llega desde la línea Tozai en unos 20 minutos, con un coste de 250 yenes, desde la estación de Kyoto a través de la estación de Karasuma-Oike.

Este sería el final del paseo del filósofo, para nosotros es altamente recomendable si queréis ver los mejores templos de la ciudad. El precio de los templos oscila desde 500 a 1800 yenes, tenedlo en cuenta para planificar vuestro día y aprovecharlo para ver los templos con tranquilidad.

¿Conoces esta ruta en Kyoto? o ¿Cuál nos recomiendas? Esperamos tu comentario.

Escrito por KrrteAndo

Opt In Image
Si te gustó este artículo,
suscríbete para no perderte nada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro boletín y conoce nuestras novedades, ofertas...